Los piercings orales

riesgos del piercing oral 1El uso del piercing oral puede tener importantes consecuencias para la salud bucodental, más alla del dolor, el posible rechazo y el alto riesgo de infección que implica su colocación. Las zonas más comunes para dicha colocación de los piercings son los labios, el frenillo e incluso las mejillas. La posición también es importante por el riesgo de causar lesiones, si al hacer el agujero, se comprometen determinados vasos sanguineos o nervios.
Una vez colocado el piercing se pueden producir grandes problemas como maloclusiones dentales (mal alineamiento de los dientes), traumatismos en los dientes adyacentes, infecciones, retracción de las encías y pérdida de piezas dentarias.
La alergía es otra de las posibles complicaciones, en función de la aleación con la que se ha confeccionado el piercing. El niquel es el metal con el que hay que tener especial cuidado.
La lesión que más preocupa a nuestro equipo de Odontólogos es la periodontal, pues se produce en casi la mitad de los portadores de piercings (48,1%).